Menú
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Magic School
Últimos temas
» Bienvenido al mundo (Privado)
Miér Dic 26, 2012 12:09 am por Firo Vargas

» Porque podemos entendernos [Priv. Ivan]
Sáb Jul 07, 2012 8:51 pm por Emily Jones

» Hetarevolution [Afiliación Normal][Nuevo]
Sáb Jul 07, 2012 4:48 pm por Thoris Laurinaitis

» Una extraña lista de la compra(?)[Privado/Raivis]
Vie Jun 15, 2012 6:09 am por Raivis Galante

» Ende einer langen Wartezeit [Emma y el que quiera participar.]
Vie Jun 08, 2012 2:17 am por Louise Beilschmidt

» Shalom, shmi... [Privado Nice]
Lun Jun 04, 2012 10:16 pm por Nice Łukasiewicz

» Para matar el tiempo (Privado)
Jue Mayo 17, 2012 9:46 pm por Atlas Tziolis

» Ficha rusa
Dom Mayo 06, 2012 6:36 am por Louise Beilschmidt

» Ficha de hero ~
Vie Mayo 04, 2012 10:17 pm por Matthew Williams

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 11:51 am.

Besos Prohibidos [Yuri y Yaoi incesto]

Ir abajo

Besos Prohibidos [Yuri y Yaoi incesto]

Mensaje por Tresa Beilschmidt el Miér Sep 28, 2011 11:17 pm

Bueno, solo pongo la indicacion, pero no creo que sepa hacer yuri, yuri. Bueno, las parejas son, en el primer cap FemLietxFemThoris y en el segundo ThorisxLiet.
Advertencia: Aparte del yuri, yaoi, incesto etc. Liet de por si es una advertencia.
Ahora les dejo con el fic, y acepto criticas, como tener vida social, pero eso sera algo imposible. Disfruten^^

_._._._._._._._._._._.
Se miro en el espejo y empezó a peinare lentamente su mediana melena castaña. Era el primer día de clase y como siempre estaba nerviosa. Casi siempre la misma historia, siempre le tocaba en una clase nueva y le daba mucha vergüenza el presentarse delante de la clase: “Sveiki, soy Sophie Laurinaitis” Nada más decir su apellido la gente empezaba a encasillarla. Todos sus hermanos mayores habían estudiado en el mismo instituto y para bien o para mal habían dejado huella. El mayor de los cuatro, Thoris, había sido un estudiante modelo, el mejor de la historia, pero debido a varios abusos, había caído en la anorexia y aunque parecía recuperado, hacia poco que había vuelto a no comer y tenía a todos preocupados. Tresa, su hermana gemela, no había sido tan aplicada, de hecho, este año estaban en la misma clase, pero se la conocía por haber mandado a dos chicos al hospital solo para defenderla a ella. Tayrus era su hermano inmediatamente mayor, además de su gemelo y él sí que era la desgracia de la familia. Había ido al instituto porque se lo exigía la ley, pero se había metido en todos los líos habidos y por haber. Fumaba, bebía, se drogaba, dejo herido de muerte a un chico que solo se había chocado con él y había estado hasta hacia escasas dos semanas en la cárcel, tiempo en el que Thoris volvió a dejar de comer, ya que Tayrus era el único que le convencía para hacerlo. En cambio ella no era ni fuerte ni lista así que no destacaba en nada, solo se la reconocía por lo que habían hecho sus hermanos y en el fondo eso la molestaba y por eso se apuntaba a todas las actividades que salían y estudiaba todos los días para intentar sacar buenas notas, aunque nunca pasara de más de un siete. Thoris la consolaba y le ofrecía su ayuda pero quería hacerlo por sí misma, así que lo rechazaba amablemente. Ella no servía para estudiar, su don era la cocina y su sueño era ser una gran chef algún día, pero para eso también había que estudiar. Cuando termino de peinarse abrió el armario que había encima del lavabo y saco el brillo de labios. Quería dar una buena impresión ante los compañeros, aunque corrían rumores de que sus pechos eran los más grandes del instituto, aunque también se decía que eran operados, además que Sophie notaba sus pechos pequeños, comparándolos con los de Tresa, que eran unas tres tallas más grandes, pero la gente no se fijaba en sus pechos, estaban más centrados en su historia y de no meterse mucho con ella. Cerró la puerta para poder verse en el espejo cuando pego un respingo al ver reflejado en él a su hermana. No la había oído llegar, tal vez por estar tan concentrada en lo que le iba a pasar en las próximas horas que no se daba cuenta de nada
-¿Por qué tardas tanto? Me tenias preocupada-Sophie sonrió para intentar calmarla. Tresa debía saber que ella se entretenía con la nada.
-S-Solo me distraje, no es nada de qué preocuparse-Noto como Tresa se relajaba e incluso sonreía. No era una envidiosa, pero observaba con admiración el pelo largo y sedoso que tenia. La gente no entendía como era la gemela de Thoris, si se parecía más a Tayrus. Su pelo era de color blanco muy largo, tan largo que aun amarrado en una trenza como solía llevarlo le llegaba hasta pasado la cintura. En cambio Sophie era la viva imagen de su madre salvo por sus ojos verdes que eran heredaros de su padre. Tresa notaba que su hermana estaba en su mundo de nuevo así que dio una palmada delante suyo que la devolvió al mundo.
-¿Q-Que hora e-es?
-Todavía tenemos tiempo.- Tresa se acerco a ella, despacio, muy despacio. Entrelazo sus manos, la atrajo hasta ella y la beso en los labios. Era su gran secreto, nadie podía saber que se amaban con locura y se habían ofrecido en cuerpo y alma.
-¿Y-y si s-se des-despiertan?-Su hermana simplemente sonrió. Ella siempre le hacia la misma pregunta y siempre había la misma respuesta. Tayrus hasta mediodía no se levantaba ningún día y Thoris, aunque se despertara, ahora estaba tan débil que se volvía a dormir. Por si acaso se retrasaban habían programado la alarma del móvil para tener el tiempo necesario para que Sophie llegara a clase, ya que Tresa la primera se la solía saltar todos los días.
Las manos de Tresa la recorrían de arriba abajo primero por encima de la camisa del instituto y después bajo esta. Sus manos eran grandes y cálidas, aunque algo ásperas, ya que no la había convencido para que se echara ni una triste crema. Lo único que se le ocurrió en ese momento fue pasar sus manos por detrás de su cuello y empezar a deshacerle la trenza, disfrutando de la suavidad por la que pasaba por sus dedos. Capto una leve sonrisa suya y luego la volvió a besar. Sophie lamentaba el haberse puesto el brillo de labios ya que no podía captar bien el sabor de sus besos. La última vez que había tenido algo de intimidad fueron en unos vestuarios de la piscina municipal. Allí sus besos habían sabido al cloro de la piscina con un toque de helado de chocolate que se había tomado antes y su primer beso sabio a vino afrutado y desde entonces había intentado beber, aunque todavía fuera menor de edad.
-Sophie, no grites.- ¿Ah? No entendía a que se refería aunque muy pronto lo descubrió. Sus manos se movían por debajo de su ropa interior y en unos pocos segundos sintió su dedo dentro de ella.
-A..¡Ah!-intento no gritar, pero solo le salió un grito quedo a media voz. Sus piernas flaquearon y se apoyo en Tresa, más bien en su pelo, tirando de él con tanta intensidad como hubiese gritado. Suponía que la hacía daño, pero ella no daba muestras de querer gritar de dolor. Con la mano que tenia libre la alzo un poco la cabeza y la beso. La castaña, casi sin pensar y para tener otra forma de mitigar los gritos le mordió el labio inferior hasta casi hacerla sangre, pero a Tresa todo eso le daba igual. Empezó a acariciar su cara para bajar después por el cuello y acabar acariciando sus pechos por debajo del sujetador, llevándose por delante los botones de la camisa que no se había molestado en desabrochar. Sophie intentaba besarla con más frecuencia mientras que Tresa le introdujo el segundo dedo. Esta vez no pudo gritar, no solo porque los labios de su hermana se lo impedían si no por la sorpresa. Nunca habían tenido tanto tiempo de estar juntas y solo intercambiaban besos apurados, algunas caricias y a lo mejor algunas veces Tresa le metía un dedo, pero solo uno.
-….-se separo de ella para decir algo pero unos golpes en la puerta las pusieron en alerta.
-¡¡Queréis salir de una puta vez del baño!!¡¡Tengo que cagar!!
-¡¡Somos mujeres, así que tardamos más en arreglarnos!!-Contesto Tresa a Tayrus demasiado enfadada. Con cuidado saco los dedos de la ropa interior y con un beso rápido se separo de ella y empezó a lavarse las manos. Pese al estado de shock al que se encontraba en ese momento pronto empezó a abrocharse los botones apresuradamente y a alisarse la falda. Luego cogió algo de agua y se la echo por el pecho, para intentar refrescarse.
-¡Sophie, ten cuidado con el pelo!-grito de improviso Tresa. La miro extrañada, ¡pero si no la estaba tocando! Le guiño un ojo y empezó a trenzarse el pelo. Consiguió deducir que estaba creando una escusa para estar las dos juntas en el baño, aunque pensaba que así podrían sospechar, aunque seguramente su hermana sabía lo que hacía. Al poco volvieron a llamar a la puerta, esta vez de forma más suave.
-Un momento~
-¡¡¡¡¡Y una polla. Lleváis allí una hora. Salid de una puta vez!!!!!
-Si, por favor daros prisa.
Fue la segunda voz que hablo la que les hizo apresurarse. Era muy raro que Thoris estuviese despierto a esas horas, además de que su voz sonaba débil y distante. En un minuto estuvieron listas y abrieron el cerrojo del baño. Tayrus estaba con la espalda apoyada en la pared con una cara de enfado considerable. Solo llevaba unos calzoncillos y porque le habían obligado, si no, andaría desnudo por toda la casa. Thoris estaba sentado en el suelo pero se levanto al oírlas. Llevaba una camisa unas dos tallas más grande que la suya actual, aunque nadie diría que la usaba hacia unos meses.
-L-Lamentamos el r-retraso.
-¡¡Por fin!! ¡Apartad de la puerta!-No le dio tiempo a entrar ya nada más apartarse las chicas, Thoris entro como una bala al baño-¡¡ESTUPIDO, NECESITABA YO EL BAÑO!!-Tresa le pego una colleja para que no pegara voces y se acerco levemente a la puerta
-Thoris, ¿te encuentras bien?-no se oyó nada, solo a Thoris dando arcadas-¿No estarás haciendo lo que creo?-Le parecía algo raro, pero si estaba vomitando a posta sería capaz de atarle a una silla y obligarle a comer durante una semana seguida.
-No creo que el estúpido lo haga aposta. Le han debido de sentar mal las pasti…-No le dio tiempo a seguir ya que Tresa le arrincono contra la pared y empezó a abofetearle
-Gilipollas, ¿Cómo te atreves a drogar a tu hermano?
-T-Tresa, p-por favor c-cálmate-Sophie estaba a punto de llorar
-N-No le drogué, me pidió una pastilla tuya del insomnio.- Tresa paro de pegarle para volver a la puerta del baño-Thoris, llevare a Sophie y volveré para cuidarte.
-N-No hace falta. De verd…-No le dio tiempo a terminar la respuesta.
-Tayrus, escucha. Volveré antes de clase. Cuida Thoris, si no…-El solo asintió.-Vamos Sophie.-Ella asintió y antes de irse le dio un beso en la mejilla a Tayrus.
-Por favor, no hagas nada malo.
-Tranquila hermanita, prometo no volver a la cárcel en tu ausencia-Sophie sonrió, ya que venido de Tayrus, era una promesa de mucho valor.-Estudia mucho, eres el futuro de la familia.- Asintió y salió corriendo hacía el garaje donde Tresa la esperaba encima de la moto. Le dio un pequeño beso en los labios antes de ponerse el casco y luego arranco el motor. Se subió detrás suya y se abrazo a su cintura. Estaba preocupada por Thoris, tanto como Tresa.
-Seguro que Tayrus le cuidara bien- Intento reconfortarla acariciándola levemente los pechos cosa que la animo.
-Agarrate fuerte.-Abrió la puerta del garaje y salió a toda prisa, llegaban tarde.
avatar
Tresa Beilschmidt

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 16/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.