Menú
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Magic School
Últimos temas
» Bienvenido al mundo (Privado)
Miér Dic 26, 2012 12:09 am por Firo Vargas

» Porque podemos entendernos [Priv. Ivan]
Sáb Jul 07, 2012 8:51 pm por Emily Jones

» Hetarevolution [Afiliación Normal][Nuevo]
Sáb Jul 07, 2012 4:48 pm por Thoris Laurinaitis

» Una extraña lista de la compra(?)[Privado/Raivis]
Vie Jun 15, 2012 6:09 am por Raivis Galante

» Ende einer langen Wartezeit [Emma y el que quiera participar.]
Vie Jun 08, 2012 2:17 am por Louise Beilschmidt

» Shalom, shmi... [Privado Nice]
Lun Jun 04, 2012 10:16 pm por Nice Łukasiewicz

» Para matar el tiempo (Privado)
Jue Mayo 17, 2012 9:46 pm por Atlas Tziolis

» Ficha rusa
Dom Mayo 06, 2012 6:36 am por Louise Beilschmidt

» Ficha de hero ~
Vie Mayo 04, 2012 10:17 pm por Matthew Williams

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 11:51 am.

Alice [One-shot /R+13(?)]

Ir abajo

Alice [One-shot /R+13(?)]

Mensaje por Roth Beilschmidt el Dom Jun 19, 2011 5:47 am

Tan pronto escuché la canción de Hatsune Miku ( watch?v=CmA56YpUcho&feature=related ), decidí hacer un fic basado en ella claro está, con mis fail traducciones. La canción le pegaba a Roth, so~ aquí está. Espero y les agrade ;u; lloré un poco mientras escribía. De preferencia escuchen la canción mientras leen, ayuda más(?)

------------------------------------------

Alice

— Una historia no muy, muy agradable, de la cual uno no se puede reír. “Algún día, si yo fuera a desaparecer…” —

Y se encontraba nuevamente allí, en la esquina de su habitación. La noche tormentosa salpicaba de agua los vidrios de su ventana, pero la verdad, es que él ni atención les prestaba. Estaba sumergido en sus pensamientos, perdido en su mundo de fantasía.
Un mundo dónde él volvía a sonreír como antes. Dónde sus manos no se encontraban manchadas de sangre. Dónde la gente le quería en vez de tenerle miedo.

— Tú, que caíste en un profundo, profundo bosque, debes de ir solo allí —

Lo había vuelto a hacer. Había lastimado a las personas que realmente le importaban. ¿Y todo por qué? Porque tenía miedo. Miedo de que le dejaran, de que alguien se los arrebatara de su lado. Bien había escuchado que el amor superaba las fronteras de la muerte, como Romeo y Julieta. Así que siempre intentó hacer lo mismo.
No quería separarse de ellos nunca. Y en su retorcida mente, la muerte era la única opción. Mataría a todo aquel que se atreviera a hacerles daño a sus seres queridos.

¿Entonces por qué tú no te has suicidado?

— Las dos manos que se sostienen entre sí dan un calor suave —

Se cubrió los oídos, como si eso fuera a ayudarle a evitar escuchar esa voz nuevamente.

Tienes miedo. Eres un cobarde, por eso no te has atrevido a matarte…
¡Cállate!


Mordió con fuerza uno de sus labios, sintiendo como su cuerpo temblaba no por culpa del frío. ¿Sería miedo, acaso? Hacía años que se había olvidado de tratar de descifrar sus emociones. Recordaba que de niño, cuando tenía miedo, bastaba con sujetar la mano de su gemelo para que todos los monstruos desaparecieran. Para sentir su calor y saber que no estaba solo en este mundo.
Pero ahora que hacía eso…

— Los dedos que se entrelazaban se han soltado. “La campana anuncia la muerte” —

… ahora que tocaba a su hermano no era para sujetar su mano y reír juntos como en los viejos tiempos. Ahora, siempre trataba de matarlo, de enterrarle su daga en el corazón. “Estar juntos para siempre, pase lo que pase”, era lo que se repetía en su cabeza. Se había vuelto alguien sádico y sin corazón. Alguien que ya no amaba, ni sentía…

Un asesino, un monstruo, un demonio…
No, no, no…


Los ojos comenzaron a escocerle. ¿Quería llorar? No estaba seguro. No estaba ya seguro de nada. Todo lo que tocaba perecía. La gente le odiaba, le temía, le aborrecía…

Incluso tu propio hermano.

— Tú debes de ir solo —

Recordaba con exactitud su primer asesinato. Estaban atacando su casa, y debía de hacer algo para defenderse. Así que tomó su espada y…

Sangre. Todo a nuestro alrededor era sangre. Un precioso rojo, ¿lo recuerdas?
Cállate…


¿Habría sido aquello lo que despertó esos instintos asesinos en su interior? ¿Es que acaso él había sido creado para eso? Tembló más, y un par de lágrimas escurrieron por sus mejillas, haciendo que soltara un pequeño jadeo de sorpresa.

— Aún así, dos personas que caminan solas… “Pareciera que sus voces mienten” —

Tocó sus mejillas húmedas con suavidad. En efecto, eran lágrimas. Tenía tanto tiempo sin ver una recorrer su mejilla…
De esas dos les siguieron más y más, y pronto se encontró llorando a mares. Su mano derecha se aferró a su chaqueta militar, justo a la altura de dónde debería de estar su corazón. ¿Tienes uno? Preguntó con sarcasmo la voz en su cabeza y él comenzó a llorar.
A llorar como no lo había hecho desde que era un niño. Desde que sujetó por última vez la mano de su hermano para poder escapar de la bruja de su armario. Tiró de su ropa y de su cabello, gritando hasta sentir que sus cuerdas vocales se desgarraban.

— Dos personas con la cabeza agachada y una sombra que las espera. “Debo de ir allí solo, ¿sabes?” —

Brandeburgo le había dicho que debía de defenderse. De aprender a matar para no ser asesinado. Su hermana lo hacía con las intenciones de que él nunca fuera víctima de las guerras, pero lo que nunca esperó fue que se convirtiera en un… monstruo.
Cada vez que Kellen le pedía entrenar con él, se negaba. No quería que su hermano terminara igual que él. Es muy amable, muy puro se repetía una y otra vez. Su deber como hermano mayor era de protegerlo de todo peligro, como lo hacía desde que eran niños. Y lo protegería de esa oscuridad que a él le atormentaba, de aquello no había duda.

Esas son puras blasfemias.
Cállate…
Tú eres quien más le ha lastimado, ¿qué acaso no te has dado cuenta? Eres un monstruo mentiroso. Mereces morir.
Calla…


Sollozó y se ovilló más en aquella esquina oscura.

— Tú has caído en un confuso amor y floreces como una flor en la cima de un acantilado —

¿Aquello realmente era amor? ¿Realmente quería a sus hermanos, o era una simple mentira que se formaba en su cabeza para justificar sus actos?

Nein, yo los quiero…
¿Y por qué los lastimas? ¿Por qué les entierras tu daga cada vez que puedes? ¿Por qué los haces sufrir?


Se tiró de los cabellos con ambas manos y cerró los ojos con fuerza. No quería que lo dejaran, no quería estar solo. Pero si seguía así lo más seguro es que al final…

… al final estarás solo, como ahora.

Tenía miedo. Estaba asustado. Pero no podía ir con nadie para que lo consolara.

— “Nadie podrá alcanzarme” Eso tú ya lo sabes —

¿Quién querría estar a su lado? La mujer a la que amaba le tenía miedo. Su hermano procuraba estar la mayor parte del tiempo lejos de él. Sus demás hermanos le miraban con temor. ¿Quién lo iba a consolar, entonces? ¿Quién estaría allí cuando sintiera miedo y necesitara palabras calidad y reconfortantes?

Patético.

Escuchó risas en su cabeza y tiró más de sus cabellos, deseando poder callarlas. Aunque aún así, él tenía razón. Nadie estaría allí para él, ni ahora ni nunca.

— “Desde entonces yo he caminado solo. Siempre olvidado” —

En su mente, un pequeño niño lloraba. No le sorprendió ver que aquel niño era él mismo, pero mucho más joven. A un lado del pequeño estaba “su otro yo”, manchado de sangre y sujetando un oso de peluche por unas de sus patas.
Observó al muñeco, notando que una daga sobresalía de su pecho y que de la “herida”, brotaba sangre, la cual caía al suelo y formaba un pequeño charco rojo bajo el niño y él. Frunció un poco el ceño y quiso acercársele. Abrazarlo y decirle que no estaba solo, pero…

— Te has dado cuenta de que esto es una mentira, ¿cierto? — preguntó con sorna la voz en su cabeza, mientras que sonreía de manera sádica.

Bajó la mirada, incapaz de responder, puesto que sabía que el otro tenía razón.

— Una persona cansada de fingir —

Simplemente se consolaría a sí mismo, y aquello sería estúpido. No serviría de nada. Todo era una mentira y su mundo de fantasía, en el cual él volvía a ser feliz, se derrumbaba como fragmentos de un vidrio ante sus ojos.

— Buen chico, has aprendido la lección — se mofó su otro yo, sujetándole la mano y colocándole la daga allí.

Miró el arma, sin expresión alguna en el rostro. Estaba cansado de fingir que era feliz cuando en realidad sufría por dentro. Cansado de aparentar que nada le interesaba cuando en verdad estaba asustado.
Seguiría siendo como era. Colocaría su escudo ante todos y no permitiría que nadie se atreviera a tratar de consolarlo. No se permitiría amar a nadie, porque a fin de cuentas, nadie le amaba y él siempre estaría solo, oculto en un rincón de su mente llorando.

— Justo como aquel niño — susurró, mirando a la pequeña criatura que temblaba y sollozaba en su lugar, con su ropa manchada de sangre que no era suya.

— “Estoy solo y sin valor. Encerrado en una habitación de oro” —

No. Ya no volvería a dejar que lo lastimaran.
Dejaría atrás a ese niño asustado y sería alguien fuerte, costara lo que costara. Era capaz de encerrar su corazón en un cofre de oro para conseguirlo. No necesitaba llorar ni sentir miedo si es que quería llegar a ser alguien fuerte y valiente.

— “Yo solía estar allí, junto a ti…” —

Se acercó al niño, quien alzó la mirada, dejándole ver sus mejillas mojadas por culpa de las lágrimas y sus ojos rojos a causa del llanto. Él le miró sin emoción alguna, y atrás, a unos cuantos pasos de distancia, su otro yo reía de una manera tétrica.

— Aún puedes cambiar… — susurró, temeroso.
— Tú no sabes nada — se limitó a responderle, alzando su daga.
— Kellen siempre estará con nosotros…
— Kellen nos ha abandonado.

— “He caído en un profundo, profundo bosque…” —

La sangre salpicó su rostro, y dejó caer su cuchilla cuando el cuerpo inerte del niño se derrumbó a sus pies. Sintió como alguien lo abrazaba por la espalda y reía en su oído. Él ni se inmutó, miraba el cuerpo del pequeño de manera ausente.

— Bien hecho Roth. Bien hecho — siguió riéndose. Y ya no sabía si era su otro yo el que se reía o él.

— Una sucia fruta manchada de negro hollín —

Miró sus manos, llenas de sangre y contempló su reflejo en un espejo que se encontraba frente a él. Sólo estaba él, a pesar de que aún sentía como su otro yo lo abrazaba por la espalda. Su rostro y su ropa estaban cubierta de sangre, y su mirada, ausente, tenía un cierto brillo de locura y sadismo.
Estaba manchado. Sucio. Su alma estaba podrida, desquebrajada. Ya nada se podía hacer por él. Ya nadie podría salvarlo. Estaba solo…

— De modo que, aquí termina la historia —

La lluvia paró, pero el cielo seguía gris y nublado. Él ya había dejado de llorar y de tirarse de los cabellos, pero seguía ovillado en su esquina oscura.
Sólo. Con la mirada ausente. Sin corazón alguno. Sin alma alguna…

— Tú estarás solo allí —
avatar
Roth Beilschmidt

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 16/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alice [One-shot /R+13(?)]

Mensaje por Kent Densen el Dom Jun 19, 2011 6:30 am

¡¡Rooooth!! ;A; Ahora me da penita Roth ;A; ya no sé si podré hacer lo que tenía planeado ;x; ¡¡qué tristeeeeeee!! ToT
avatar
Kent Densen

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 08/04/2011
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alice [One-shot /R+13(?)]

Mensaje por Roth Beilschmidt el Mar Jun 21, 2011 2:44 am

... supongo que... Danke? 8DDUu y no lo hagas, e'posa >.>
avatar
Roth Beilschmidt

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 16/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alice [One-shot /R+13(?)]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.