Menú
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Magic School
Últimos temas
» Bienvenido al mundo (Privado)
Miér Dic 26, 2012 12:09 am por Firo Vargas

» Porque podemos entendernos [Priv. Ivan]
Sáb Jul 07, 2012 8:51 pm por Emily Jones

» Hetarevolution [Afiliación Normal][Nuevo]
Sáb Jul 07, 2012 4:48 pm por Thoris Laurinaitis

» Una extraña lista de la compra(?)[Privado/Raivis]
Vie Jun 15, 2012 6:09 am por Raivis Galante

» Ende einer langen Wartezeit [Emma y el que quiera participar.]
Vie Jun 08, 2012 2:17 am por Louise Beilschmidt

» Shalom, shmi... [Privado Nice]
Lun Jun 04, 2012 10:16 pm por Nice Łukasiewicz

» Para matar el tiempo (Privado)
Jue Mayo 17, 2012 9:46 pm por Atlas Tziolis

» Ficha rusa
Dom Mayo 06, 2012 6:36 am por Louise Beilschmidt

» Ficha de hero ~
Vie Mayo 04, 2012 10:17 pm por Matthew Williams

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 11:51 am.

¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Miér Feb 23, 2011 5:41 am

Caminaba por ese largo pasillo con puertas a cada lado, sosteniendo unos papeles con una mano y llevando con la otra mi valija de rueditas. Miraba uno a uno los números inscritos en las placas doradas que se hallaban en las puertas de cada habitación, notando que faltaba cada vez menos para llegar a la mía.

Me detuve frente a una puerta finalmente, que llevaba gravado el número 405 en la placa. Apoyé verticalmente mi valija en el suelo para dejarme una mano libre y buscar en el bolsillo de mi falda la llave de la dichosa habitación. Veamos... chicle... iPod... celular... no, aun no encuentro la llave... ¡Oh! La tengo.

Saqué de forma algo torpe las llaves y sin siquiera tomarme la molestia de tocar antes, abrí la puerta. De por sí, ya sabía que este año me había tocado con mi hermano.

-¡Martu, hermanote, ya lle...-!- Interrumpí mi entrada triunfal tan pronto me di cuenta de que estaba sola en el cuarto. Bufé molesta mientras me cruzaba de brazos. ¿Cómo tenía la indecencia de dejarme hablando sola, a mí, cuando se suponía que debía de estar acá para darme la bienvenida?

Pasados unos pocos segundos decidí entrar de una vez mi valija para así cerrar la puerta, sin poder evitar fijarme que sobre la cama que sería de él, ya habían algunas cosas y... un gran desorden... Oh, si, definitivamente mi grosso hermanote ya había pisado terreno acá adentro.


Última edición por Romina Hernández. el Mar Mar 01, 2011 4:12 am, editado 2 veces
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 23, 2011 9:05 pm

Ya había dejado mis pertenencias en la habitación, claro, y de paso probar la resistencia de la cama saltando sobre ella (Por supuesto, mi genialidad no es infantil). La verdad aún no sabía bien quién era mi compañero de habitación, pero esperaba que fuese alguien interesante, o tan bonito como yo. Tampoco es que me haya quedado en la habitación por mucho tiempo, ¡El instituto era tan grande! Debía ser yo quien descubriese toda aquella maravilla.
Me la pasé vagando de un pasillo en otro, saludando a quien me encontrase por el camino, solo hasta que de pronto mi estomago comenzó a suplicar por un poco de mi amada hierba mate, la que siempre traía conmigo en mi bolso. Por ello, decidí volver a la habitación por un poco de ella, mi bombilla y mi recipiente.
Apresuré el paso todo lo que pude, ya que mis ansias se acrecentaban a velocidades enormes. ¡Tendría que acostumbrarme a no beber tanta de esa deliciosa infusión! Ese era el único punto negativo de la academia.


Al abrir la puerta me hallé con alguien a quien no esperé encontrar ordenando mi ropa en mi armario. -¡Romina!- exclamé con una voz chillona que pocas veces salía ¿Mi hermana? ¿Cómo es que yo no me había enterado de que seriamos compañeros? -¿Vos qué hacés aquí, pequeña?- le pregunté con una sonrisa, ahora más calmado, y acariciando su cabello dorado.

Lo siento si es muy fail, rukia-san -.-U
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Miér Feb 23, 2011 9:49 pm

Me encontraba ordenando un poco el desorden de mi hermano, cuando de la nada oí su voz. No pude evitar sobresaltarme ante su grito, y solté la prenda que tenía en mis manos. Iba a girarme para reclamarle que odiaba que me asustaran así, pero antes de poder hacerlo, sentí como comenzaba a acariciar mi cabeza... cosa que me calmó un poco.

-¿Qué más? Nos tocó en el mismo cuarto... ¿A dónde te fuiste?- Le reclamé inflando un poco mis mejillas.

Recogí la prenda del suelo para volver a doblarla, mientras esperaba su respuesta.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 23, 2011 10:42 pm

La pequeña Romi se veía nada menos que adorable con esa expresión en el rostro, las mejillas teñidas de un hermoso carmín. Sin duda ella era una chica muy linda ¡Se notaba a leguas la hermosura de los Hernández! Le dediqué una sonrisa antes de contestarle. -Solo paseaba por la academia un rato. Realmente es una preciosa edificación.- no quería darle demasiadas vueltas a ese tema, y mi sed por mate ya había disminuido bastante más.
-Pues me alegro mucho de que seas vos mi compañera de habitación, hermana. Será como en los viejos tiempos.- Rememoré algunos de nuestros juegos donde ella siempre acababa golpeándome con sus pequeñas manitas. -¿Querés algo de mate?- le pregunté, ayudándola a terminar de ordenar mi ropa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Miér Feb 23, 2011 11:25 pm

-Bueno, dale~- Acepté gustosa ante su invitación. No había probado mate desde que salí de casa, y ya comenzaba a extrañar ese sabor.

Me fui a sentar sobre su -ya un poco más ordenada- cama, mientras que lo veía sacar el paquete de hierba mate de su bolso, para buscar posteriormente en otro compartimento el recipiente y la bombilla.

-Dame acá que yo pongo a hervir el agua- le dije tan pronto vi el termo, y una vez me lo pasó, busqué algún grifo de agua caliente para llenarlo. Regresé a su lado con el agua caliente y le pasé el termo cuando vi que terminó de ponerle la hierba al recipiente.

Volví a sentarme sobre su cama mientras miraba como vertía el agua hirviendo, y mi mente automáticamente comenzó a divagar por sí sola en los recuerdos que aquello me traía, haciendo que me preguntara... ¿Cuánto tiempo había pasado ya desde la última vez que tomamos mate juntos?... Recién en ese momento, caí en cuenta de cuánto lo había extrañado estos años que estuvimos separados.


------------------------
Meh... siento que me quedó algo fail...
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 24, 2011 3:45 am

Cuando mi hermana se alejó a buscar el agua, me di cuenta. Ya no era la niñita caprichosa que se aferraba a mi para ser defendida. No, ella ya era toda una mujercita. Sus curvas se habían remarcado con el paso del tiempo, y su caminar, a pesar de ser decidido, tenía un toque femenino que ni ella lograba ocultar.

Volvió a sentarse mientras yo vertía el agua para preparar la deliciosa infusión. Un poco de hierba y lo dejé reposar entre mis manos sin atreverme a dar el primer sorbo. Contemplé de reojo a mi hermanita -debía dejar esa costumbre de llamarla así.- Corrijo, a Romina, perderse entre sus cavilaciones.


¿Tanto tiempo había pasado? Sus rasgos eran suaves y finos, como los de una mujer. Claro, grosso Martín, ella lo es, pensé con sarcasmo. Habían pasado unos minutos, y aún no me atrevía a sacarla de sus ensoñaciones, parecía un poco melancólica, con esa expresión que solo me mostraba a mi...Por ello, no pude evitar dejar la hierba mate preparada a un lado y acariciar sus mejillas. -Romi ¿En qué piensas, pequeña?


Sin esperar su respuesta, la abracé y luego le tiré las mejillas, haciendo que frunciera el ceño. -Ya, quita esa cara. Sé que soy hermoso, pero no debes quedarte así por eso.


te quedó bien, yo soy la fail aquip~~ :3
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Jue Feb 24, 2011 5:48 am

Vaya, tan sumida estaba en mis pensamientos que solo regresé a la realidad cuando Martín me jaló de las mejillas -cosa que de inmediato le recriminé en silencio con una mirada y mi ceño fruncido-.

-¡Ja! Soñá, lo de hermoso lo tenes gracias a mí- Le contesté mientras que él se separaba un poco para dirigirse hacia donde estaba preparado el mate, siempre con aquella sonrisa que parecía permanente en su rostro.

Cuando me ofreció con aquel gesto probarlo primero, me puse de pie y me acerqué para recibir el recipiente, tomándolo con cuidado, ya que aún estaba muy caliente. No fue hasta que me encontré allí, de pie junto a él, que noté lo alto que estaba. Y por dios, sí que había cambiado estos años, ¡Ya ni se notaba que somos gemelos! Oh... cómo voy a extrañar esos días en los que jugábamos a intercambiar papeles, aprovechando lo idénticos que éramos de niños...

Di el primer sorbo, y miré de reojo a mi hermano. No solo estaba más alto, sino que también se notaba en su rostro el cambio. Sus facciones ya eran más masculinas y también su figura. Por lo que pude ver, se notaba que estaba en forma. Seguramente seguía jugando al futbol, habito que adquirió cuando nuestros padres lo metieron al club para que usara sus -casi inagotables- energías en ese deporte.

Terminé de examinarlo con la vista, apenas percatándome de que un leve calor había subido por mis mejillas. Desvié la mirada rápidamente hacia cualquier otro punto de la habitación. ¿Qué rayos fue eso?... Está bien, es un chico, y creció bastante atractivo, solo por ser mi gemelo... pero sigue siendo mi hermano, ¡No tenía razones para ponerme de esa manera, por dios! Seguramente solo estoy cansada por el largo viaje y por eso mi cabeza no está funcionando muy bien...


------------------------
Para nada, a mi me encantó 8D
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Vie Feb 25, 2011 10:39 pm

El primer sorbo del mate se lo llevó Romina. La bombilla acarició sus labios mientras sorbía con cuidado el delicioso líquido. Noté que me miraba de cuando en cuando y sus mejillas se teñian de un precioso color rojizo; probablemente por la temperatura de la infusión.

-Lo de hermoso viene de familia, Romi.- recordaba muchas fotos en la que papá y mamá se veían bastante atractivos, con una vitalidad que los embellecía. -Pero, aparte de eso, creo que estás especialmente linda hoy.- La elogié sin darme cuenta del peso de mis palabras, que ciertamente no eran una mentira. Me alejé de esas peligrosas cavilaciones antes de que pudiesen hacer algún daño. Tomé el recipiente con mate y bebí hasta saciar mi sed, mis ansias y mi incipiente sonrojo.


Observé un momento a mi hermanita. Si bien, eramos gemelos, nuestras diferencias ya se hacían notar lo suficiente como para distinguirnos totalmente. Ella, con su cabello dorado largo, sus gestos atrevidos, los ojos verdes relucientes de aventuras, y la sonrisa sincera. Cosas que ya no eran de "nosotros" sino...sólo "ella". Debía reconocer, se había transformado en una muchacha atractiva.

Le entregué el mate para que acabase de beber lo que quedaba, y me arrojé de espalda en la cama para descansar un poco. -Y qué, Romi ¿Tienes novio? No he sabido de tu vida amorosa desde que salí de casa. ¿Y de tu vida? ¡Has crecido tanto! ¿Por qué no te recuestas a mi lado y me cuentas, pequeña diablita?- hablé atropelladamente, estirando mi brazo derecho para que se acurrucase conmigo, como en los viejos tiempos. -Te he extrañado mucho, Romi.- susurré y cerré los ojos. Era pésimo con lo del sentimentalismo y más aún con quien me conocía tan bien.

Largo y un poco aburrido, te toca arreglarlo u.u

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Sáb Feb 26, 2011 9:23 am

Supongo que mi cerebro debió de hacer cortocircuito o algo así cuando oí aquellas palabras saliendo de la boca de mi hermano. ¿Él me había dicho que estaba linda?... ¡¿Martín?!

Es decir, siempre bromeamos con nuestras simplonas "competencias" por saber quien es más hermoso, y como premio de consuelo, el segundo lugar se lleva unas palabras alentadoras por parte del "ganador"... pero nunca antes lo había oído decirlo de aquella manera. Había algo en sus palabras que le daban a esa frase un significado diferente... Me imagino, debe ser porque ahora no estaba bromeando.

Apenas noté cuando me quitó el mate, y pasados unos minutos en los cuales mi cara seguramente expresaba una mueca idiotizada y extrañada, me giré un poco para verlo, topándome con un inesperado sonrojo instalado en sus mejillas. Antes de poder analizar bien su expresión, me cedió el mate para luego recostarse en su cama.

No pude gesticular más que una serie de muecas conforme iba escuchando las atropelladas preguntas que me lanzaba. Iba a comenzar a contestarle, cuando él me invitó a recostarme a su lado. Claro está que accedí de inmediato. Estaba apoyando el mate sobre uno de los muebles cuando oí ese último susurro, y casi de inmediato se me dibujó una pequeña sonrisa en el rostro.

Veo que aún tenía ese pequeño problema al momento de expresarse, su expresión misma me lo confesaba... Y de alguna forma, me pareció tierno hasta cierto punto. No tardé en acurrucarme a su lado, como cuando éramos pequeños. Lo malo era que ahora, al haber crecido, apenas lográbamos entrar en la cama.

-No, no tengo novio... y pues, el último año me surgieron un par de dragones, pero no llegamos nunca a nada serio. No valían la pena- Me limité a contestarle, dándole solo la información necesaria y sin entrar en detalles. Creo que comprendió rápido que no tenía ganas de tocar ese tema. -¿Y vos qué contás? ¿Alguna novia? Estoy segura de que el "Grosso Martín" tiene una larga lista de chicas en su historial de conquistas- Le interrogué ahora yo, recostándome sobre su pecho para así pegarme un poco más, logrando finalmente hacer que entráramos bien en la cama.


----------------
Te quedó bien, perdona el mega post ._.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 27, 2011 3:29 am

Cuando se recostó a mi lado pude notar otra diferencia a nuestra infancia. Ambos no cabíamos bien en mi cama. Si bien no era un tema sumamente importante, estaba algo incomodo con todas las cosas que habían cambiado entre nosotros en este tiempo alejados. Romi me respondió mis preguntas, y sentí que se apegaba más a mi, cosa que involuntariamente, hizo saltar mi corazón.

Intenté distraerme contestándole. -Pues claro, las nenas caen rendidas ante mi con solo una mirada, Romi. Vos sabés que soy como un chocolate irresistible.- Dije, mitad en broma y mitad en serio. -Pero para serte sincero, hermana, mi amor no tiene dueña. Me he concentrado en estudiar, y claro, ganar mis partidos de fútbol, como siempre sucede.- volví a sonreír, y pasé la mano por su cabello en caricias leves, fraternales, cómplices. La acerqué más a mi pecho y miré su rostro, ciertamente descolocado. -Seguís haciendo esa expresión; los ojos bien abiertos y la boca en una mueca.- ¡Me alegré tanto de ver algo tan familiar en ella!

Solo no pude evitar acariciar con el pulgar sus labios estirados, tan suaves, formados. Estaba fuera de mi....Y eso no estaba bien, nada bien. ¿Qué boludeces estaba haciendo? Retiré la mano he hice una pregunta realmente boba. -¿Por qué creciste, Romi?- se me encogió el alma un poco... -¿Que decís de mi, estoy muy cambiado?- Esa...era la duda que carcomía mis nervios...¿Ella extrañaba al otro Martín?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Dom Feb 27, 2011 4:14 am

Sin entender del todo la razón, sentí como mi pulso se disparó cuando Martín tocó mis labios de aquella forma. Me quedé estática, no volví a moverme por esos momentos en los que intentaba recobrar el control sobre mí misma. ¡Por dios! ¿Cómo era posible que tuviera que calmar mi respiración por una simple caricia fraternal de mi hermano?... Algo andaba muy mal conmigo...

De repente, una inesperada pregunta me sacó de mis anormales pensamientos. No pude hacer más que mirarlo extrañada, sin comprender del todo su punto, hasta que me planteó la segunda. Me invadió un poco la melancolía ante sus palabras.

¿Que si lo notaba cambiado? ¿Qué clase de pregunta era esa? ¡Obvio que estaba cambiado!... pero no era un cambio normal, o por lo menos, no para mí. No es normal que comiences a notar atractivos los cambios de tu hermano. No es normal que reacciones así ante una simple caricia de tu hermano. ¡No es normal que esté pensando esto!

Cada cambio en él me hacía pensar cosas raras, cosas que podrían fácilmente volverse insanas y pasar a ser algo más si lo dejaba fluir... No tardé en concluir que sus cambios eran peligrosos para mi salud mental.

Ya pudiendo normalizar mi expresión, estiré una de mis manos hacia su rostro para comenzar a jalonearle de una de sus mejillas y ver si así lograba cambiar un poco esa mueca extrañamente preocupada que se le había formado.

-Ay, Martu, no seas boludo, claro que cambiaste. Todos cambiamos, tanto por fuera como por dentro... pero hay cosas que siempre permanecen intactas- Le recordé eso último con una pequeña sonrisa, intentando transmitirle algo de calma para que volviera a ser él mismo y sonreírme de esa manera tan altanera que lo caracterizaba.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 27, 2011 8:00 am

Sonrió y todo pareció estar mucho mejor que antes, incluso sus palabras se veían bastante eclipsadas por ese gesto íntimo entre nosotros. Me gustaba saber que solo yo conocía ese lado tierno, natural, femenino, aquel que parecía estar escondido entre capas y capas de Romina Hernández. -Tenés razon, nena, ¡Mi hermosura siempre estará intacta!- exclamé victorioso, con una sonrisa de oreja a oreja, haciéndole cosquillas en el cuello para que se riese conmigo.

Sus carcajadas algo roncas invadieron toda la habitación, mezclándose en perfecta sincronía con las mías, después de todo, eramos gemelos. Con el rostro muy parecido en distintos rangos,y aún así, ella no era una versión de mí, sino una señorita distinta, no tan frágil como las demás mujeres, sino con una fuerza que a veces sobrepasaba la mía. Ella era genial en muchos sentidos más allá de que fuese muy parecida a mí.

Y así sucedió, entre cosquillas y cosquillas, mis manos se descontrolaron. Fugaces, los segundos rehuían y yo solo...solo podía ver sus labios, siendo aplastado voraces por los míos. Nuestra infancia juntos era un precioso recuerdo que atesoraría en mi lado más cuerdo, mi lado de locura y desenfreno se hacía presente ahora mismo. Yo estaba besando -no a mi hermana- a mi preciosa Romina. Un pecado bastante agradable.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Lun Feb 28, 2011 2:29 am

No me había percatado, y no supe con exactitud cuándo sucedió, ni cómo... pero el hecho era que ahora mismo me encontraba correspondiendo al inesperado pero apasionado beso de Martín. Y en ese instante, supe que él estaba tan loco como yo como para cometer semejante "pecado".

No podía razonar con claridad, mi lado racional se apagó tan pronto sentí sus labios contra los míos, y lo único en lo que podía pensar, era en continuar besándolo, una, y otra, y otra vez ... Los pocos segundos que nos permitíamos separarnos eran con el único fin de recobrar aire suficiente para continuar.

Entre beso y beso, fuimos cada vez más lejos. Nuestras lenguas se entrelazaban e invadían la boca ajena sin ningún pudor. Sentí cómo una descarga eléctrica me recorrió la espalda cuando una de sus ansiosas manos dejó a un lado las sutiles caricias, para transformarse ya en unas más atrevidas. Y por supuesto, yo no pretendía quedarme atrás. Con mi tacto algo torpe, enredé mis dedos en su cabello suave y sedoso como el mío, mientras que mi otra mano realizaba un lento trayecto por su pecho, palpándolo por sobre la tela de la camisa.

Tan ocupada me encontraba intentando seguirle el ritmo, que apenas noté cuando cambiamos de posición, quedando él sobre mí. Nos separamos por un intervalo de tiempo un poco más largo que los anteriores, solo para poder contemplar con nuestra respiración agitada el rostro sonrojado del otro.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 28, 2011 6:01 am

El aire se me hacía innecesario en cada beso, lento, apasionado, salvaje. Y a la vez, las manos se me hacían nada en cada toque, necesitando abarcar más de su espalda, de su cintura, su cuerpo en sí. Sentí sus manos enredarse en mi cabello mientras yo hacía con las mías lo posible por descubrir los retazos nuevos de la piel de Romi. Era todo tan nuevo y suave. Tan sin sentido y claro. Las caricias profundas y dedicadas quemando en la piel, marcándola.

Sutilmente, me trasladé sobre ella para una mejor posición, apoyándome en la colcha para soportar mi peso mientras seguía adentrándome en terrenos vedados para mi, iba a consumar esto hasta saber, y re-descubrirla a ella en todo su esplendor, ansiando y necesitando su caricias fuertes y decididas. Romina, mi contraparte, era una persona realmente hermosa.


Fue entonces cuando una patada en mi cabeza me hizo detenerme. La contemplé mientras respiraba agitadamente y la consciencia volvía a formar parte de mí. -Romi.- suspiré cerrando los ojos. ¿Estaba bien? ¿Realmente estaba bien? ¿Disfrutarlo de esa forma pecaminosa? Abrí los ojos una vez más, y ella me contemplaba fijamente, buscando saber en qué me había perdido. Si bien no había tenido chicas en ese estado (véase, abajo, sonrojada, besándonos en una cama) el temor de que alguien más pudiese tocarla así me corroía, los celos ardían.

Lo único que pude hacer de allí en adelante, fue acariciar sus mejillas coloradas, esperando una respuesta, o una acción. ¿Había hecho eso con alguien más? -Romina...- volví a susurrar, esperando oír su voz...contestando mis dudas.

-se dispara- esto merece un premio de lo malo que salió xD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Lun Feb 28, 2011 11:59 pm

Algo inquietada por la forma en la que me miraba y mencionaba mi nombre, intenté leerle la mente al fundirme en sus ojos. ¿Acaso se estaba arrepintiendo? ¿Qué sucedía? ¿Por qué de un momento a otro se detuvo de aquella manera?... De repente fui invadida por el miedo. Miedo a que para él solo haya sido una calentura de momento y ahora se esté arrepintiendo.

Me aferré a la mano que había colocado en mi mejilla, desviando mi mirada para poder pensar mejor. ¿Qué se supone que debía hacer ahora? ¿Simplemente dejarlo que se retirara y hacer de cuenta que nada sucedió? ¡Nada de eso! A mí no me importaba que se tratase de mi hermano, mi propia sangre... yo lo quería a él.

Pasé por tanto para proteger mi castidad como un valioso tesoro que entregaría solo a la persona que llegara a mi corazón... ¿Y quién hubiera imaginado que ese sería Martín?... Fue en ese momento que lo decidí. Apreté fuerte el agarre de su mano, pidiéndole de forma silenciosa que no me dejara, que continuara. Mis ojos se encontraron con los suyos, reforzando mi petición con una mirada decidida.

avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2011 1:33 am

Sus expresivos ojos verdes parecían querer decir muchas cosas, que las palabras callaban en su boca. Su suave tacto se volvió un fiero agarre, y su mirada me gritaba su decisión. No pude hacer más que volver a besarla, lentamente, demostrándole más que solo pasión, sino, cariño...amor. ¿Importaba acaso que alguna vez pudiese haber sido de alguien más? Ahora era mía, y seguiría siendo de mi propiedad, porque solo yo la había cuidado y amado desde siempre. Yo había visto su transformación de niña a mujer, y ahora, todos esos cambios solo se presentaban hermosos, únicos, para mí.

Era mi momento.

Proseguí besando su cuello mientras mis manos se deslizaban en la curva desde su cadera hasta su cintura, logrando sacar varios suspiros y sonidos que se me antojaban preciosos y frágiles, haciendo morir el inquietante silencio. Tomé sus muñecas con una mano y las subí por encima de su cabeza, quedando ella atrapada y expuesta ante mí. Me deleité unos segundos con su rostro sorprendido y aniñado, al reconocerse totalmente encerrada por mi cuerpo. Reí por lo bajo, mientras mordía suavemente el lóbulo de su oreja y desde allí, bajaba lamiendo su cuello hasta llegar a su pecho descubierto.
-Te quiero.- murmuré antes de seguir. -Me gustas, Romina.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Mar Mar 01, 2011 4:08 am

Me tomó completamente desprevenida aquella acción, jamás pensé que el lindo, grosso y risueño Martu, llegaría a atraparme de aquella manera tan atrevida y posesiva... aunque debo admitir que de esa forma lo volvió más excitante...

Temblé un poco cuando sentí cómo me mordía la oreja, y ni hablar de cuando recorrió con su lengua mi cuello, deteniéndose en mi pecho. Mis suspiros se habían incrementado ante cada acción, llegando a ser más audibles. La temperatura aumentaba ante cada caricia, al igual que la ansiedad. Y entonces, me llegaron las palabras más maravillosas que recuerdo haber oído saliendo de sus labios. Mi rostro enardeció como nunca.

Antes de poder contestarle, mis labios quedaron sellados en otro ardiente beso, provocando que el calor se hiciera notar cada vez más. Sentí cómo con su única mano disponible, comenzó a acariciar de forma lenta mi vientre, ascendiendo más y levantando de forma discreta mi blusa para luego quitarla. Sentí una repentina necesidad de cubrirme ante la indiscretísima mirada que me recorrió el torso tan pronto se separó de mis labios para tomar aire. Claro está que no pude hacerlo, su fuerza superaba por mucho la mía, y él no iba a dejar escapar mis manos tan fácilmente.

Mi falda tampoco obtuvo perdón, y rápidamente fue exiliada de mi cuerpo, encontrándose con la camisa en el piso. Me sentía tan expuesta, ¡Prácticamente me comía con la mirada!

Ladeé mi rostro bastante avergonzada, intentando idear una forma para vengarme y quitarle la ropa, cuando me percaté de que ahora mis labios se hallaban disponibles. Debía de aprovechar mientras que aún pudiera hablar.

-Yo no puedo simplemente decirte que te quiero porque se queda muy corto...- Admití con mucha pena, para ahora mirarlo a los ojos. -Te amo, Martín. Más de lo que podés imaginar...
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2011 11:47 pm

Antes de recibir cualquier respuesta, la besé nuevamente, y con la mano que yo tenía libre me encargué de acariciar sugerentemente su vientre, deteniéndome en cada centímetro, en cada poro sensible de su piel. Poco a poco fui subiendo hasta deshacerme de su molesta blusa. Me relamí los labios ante el precioso espectáculo de su piel descubierta.

Bajé desde el valle de su pecho hasta llegar a su ombligo, lamiendo, mordiendo, besando, consumiéndome en todos sentidos de ese fuego que solo hacía acrecentarse más con cada pequeño sonrojo de Romina. Me deshice, no sin algo de dificultad, de su falda, dejándola descubierta ante el conjunto de su ropa interior, que consistía en un brasier con algunos detalles de encaje y unas bragas a juego. Algo casual, pero que solo ella podía llegar a hacerlo sexy, con sus curvas desafiantes, y su rostro totalmente sonrojado.


Ante el solo sonido de sus palabras, mi mundo pareció desvanecerse, mientras ella seguía contemplándome. -Sos tan tierna...quiero comerte...- admití sin mucha pugna. -También te amo, mi pequeña Romina.- admití, soltando sus manos, pero forzándola a mantenerse inmóvil bajo mi cuerpo, frustrando sus intentos por quitarme la ropa. -Pero aquí, yo llevo el ritmo.- susurré posesivo, y me dispuse a revelar el misterio de sus curvas, aún más, moviendo provocativamente mi boca hasta el contorno de la parte superior de las prendas que todavía conservaba. -Vos serás mía.- sentencié, desabrochando su brasier y comenzando a quitarlo.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Miér Mar 02, 2011 1:03 am

Un temblor placentero recorrió mi espalda ante sus palabras, dándome cuenta de que éste ya no era el Martín lindo y tierno de siempre. Ahora contemplaba un lado suyo totalmente desconocido, atrevido, dominante... y por sobre todo, tan jodidamente atractivo.

Tan pronto tuve mis manos libres, intenté quitarle la camisa, mas él no me lo permitió, y rápidamente se apresuró a hacer su jugada. Mi corazón dio un vuelco cuando sentí su boca sobre la tela de mi sostén, y su respiración acariciando mi piel. En aquél momento, gracias a que me encontraba tan distraída a causa de sus acciones, noté que mi brasier se hallaba en el suelo sólo cuando sentí ese repentino frío recorriendo aquella sensible zona.

Sumamente nerviosa y con el pulso ya descontrolado por completo, lo miré nuevamente a los ojos, para luego fruncir el ceño. ¿Qué acaso pretendía ser el único en conservar su ropa? Pues estaba muy equivocado si eso quería. En un segundo intento, logré atraer su rostro hacia mí para fundirnos en un nuevo beso. De forma sutil para no llamar su atención, logré deslizar una de mis manos hacia el cuello de su camisa, comenzando a desabrochar los botones de forma lenta, y un tanto dificultosa.

Inevitablemente, terminó dándose cuenta, a juzgar por la mirada que me dedicó tan pronto se separó un poco para recuperar el aire. Poca importancia le di, seguí con lo mío hasta finalmente deshacerme de una vez por todas de la prenda, pudiendo ver lo que tanto se había estado empeñando en ocultar.

Pronto perdí la noción del tiempo en el que mi mirada se clavó en su bien trabajado torso, examinando y gravando en mi memoria cada centímetro de su piel. Mis ojos no tardaron en recorrer también sus fuertes brazos, mostrando una ligera pero atractiva musculatura... completamente perfecto para mí. No me llegaba ninguna palabra para describirlo, estaba simplemente hecho un dios. Pero claro, jamás se lo diría, ya tiene demasiado ego como para que yo se lo incremente.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 02, 2011 4:52 am

De alguna forma mi camisa había pasado a formar parte de la ropa tirada en el suelo. Si bien estaba tomando el control de la situación en mis manos, me agradó verla observar mi torso, trabajado por el esfuerzo del fútbol; y los brazos también algo esculpidos. Pero no me detuve solo a contemplar su mirada curiosa, sino que, igualmente, me dediqué a ver en detalle su cambiado cuerpo. Su figura bien definida dejaba al descubierto que estaba perfectamente dotada por curvas suaves y precisas, no desproporcionadas de forma casi caricaturesca.

Sus pechos, al aire, se mostraban como una escultura que me pedían algo más que ser solo observados con atención, por lo que lo repasé suavemente con la yema de los dedos, haciendo esperar cruelmente una caricia más profunda y concentrada en los puntos sensibles. Siguiendo esa misma línea, comencé a besar desde su estomago hasta donde nacían sus montículos.

No fue sino hasta que oí implorar a Romina, que atrapé uno de sus senos en mi boca, jugueteando un poco con mi lengua mientras con la otra mano me encargaba de acariciar a un lado de mi boca, palpar, para escuchar sus profusos suspiros y gemidos que inundaban mi mente lentamente. Que enloquecían, y que, de alguna forma, se dirigían a la única prenda de ropa existente en mi preciosa hermana.

Si alguien había osado tocarla antes, ahora borraría cualquier rastro existente. Ella, desde siempre, me había pertenecido, y ahora lo sabría en todo su esplendor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Miér Mar 02, 2011 8:59 pm

Ya no pude retener más los gemidos que intentaban a toda costa escapar de mis labios cuando Martín comenzó a juguetear sin pudor alguno con mis pechos, pasando su lengua de forma suave y lenta para torturarme, para oírme rogar. Solo por eso, intenté con todas mis fuerzas tragarme mis gemidos, cosa que al parecer notó, ya que en un nuevo intento por hacerme suspirar, mordió con algo de fuerza el pezón que trataba con su boca. Maldije mentalmente cuando lo oí reír quedamente al lograr su cometido.

Mientras me dedicaba a enredar mis dedos en su cabello, con mi otra mano comencé a recorrer de forma lenta su torso, deleitándome al palpar cada trabajado pero discreto músculo, cubierto por su clara y apetecible piel. Quizá ya no tan suave como la mía, pero se sentía exquisita bajo mi tacto. Él por su parte, se dedicó a hacer lo suyo, dirigiéndose de forma escurridiza hasta mi entrepierna para así deslizar uno de sus dedos por debajo de mi ropa interior.

El gemido que logró arrancarme con eso fue mucho más fuerte que los anteriores, logrando también hacerme arquear levemente mi espalda. Tiré con fuerza de su cabello a medida que sus movimientos se tornaban más veloces, haciéndome sentir en las nubes, desconectando por completo mi cerebro y obligándome a rogarle por más.

Y maldito fuera. Tras de que rió al oír mis súplicas, bajó la velocidad de sus caricias, ganándose de inmediato mi mirada fulminante, exigiéndole una buena explicación.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 02, 2011 11:52 pm

Sentí sus gemidos alentarme mientras uno de mis dedos se adentraba en el terreno de sus bragas, y se quedaba peligrosamente cerca de su intimidad. Pude sentirla moviendo las caderas, pero mi intención era hacerla sufrir un poco más antes de comenzar de forma seria. Estaba disfrutando inmensamente verla sometida a mí; por lo que decidí prolongarlo un poco más. Suavemente, retiré la mano de donde estaba y pasé a delinear su trasero con una mano, mientras la sentía entre gemir y refunfuñar por este cambio.

Sonreí, agradado, cuando la vi totalmente sonrojada y fulminándome con la mirada. Esta vez, retiré totalmente su ropa interior, ante su asombro, y le dediqué una sonrisa socarrona mientras bajaba mi boca lo suficiente para que mi lengua pudiese probar el fruto prohibido. Con movimientos que intentaban parecer experimentados, saboreé toda la extensión de piel sensible, logrando arrancar entre jadeos, mi nombre de su boca. Nunca antes un "Martín" había sonado tan hermoso. Descubrí que el sabor de esa zona parecía aún más delicioso de lo que exhalaba su piel.

Acaricié su cintura hasta bajar al interior de sus muslos, aumentando el ritmo de las lamidas, y la intensidad, para luego bajar su frecuencia, haciéndola gemir, enojarse, disfrutar y someterse a mis más oscuros deseos. Hasta que mi lengua fue reemplazada por un juguetón dedo, en la intimidad de Romina. Fue allí cuando la sentí arquear la espalda entre gemidos, y decidí que era hora de dejar de jugar y descubrir su cuerpo para pasar a tomarla. Con un beso que incluyó un gruñido de parte de ella cuando le mordí el labio inferior, me puse a horcajadas sobre ella, dejándola bajar lentamente mis pantalones. No la dejaría olvidar este día.




avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Romina Hernández. el Jue Mar 03, 2011 2:35 am

Entre gemidos y jadeos, lograba articular su nombre de vez en cuando. Era la única cosa que podía ver con claridad en mi mente. Pero incluso eso pareció desvanecerse cuando sentí su lengua recorrer aquella zona tan extremadamente sensible. Me aferré con fuerza a las sábanas, dado que su cabeza se hallaba ahora un poco lejos como para tironearle el cabello y desquitarme como era debido.

Atrapé su cabeza con mis piernas al tiempo que un gemido más fuerte escapó de mi boca, sintiendo cómo comenzaba a retorcerme de placer a medida que aumentaba o bajaba el ritmo. Si ya no había perdido la cordura por completo, estaba muy cerca. ¡Me estaba volviendo loca! Quería más, quería que llegara más adentro, que aumentara su fuerza... pero mi malvado hermano lo sabía perfectamente, y disfrutaba torturándome al hacer todo lo contrario.

Pareció apiadarse de un momento a otro, cuando su lengua fue reemplazada nuevamente por uno de sus dedos, logrando llegar un poco más adentro. Acalló mis gemidos con un beso salvaje, pero necesitado. Y tras haberme hecho pasar por toda aquella placentera tortura, ¡Se atrevía a morderme el labio!

Ya era suficiente, ahora era mi turno. Lo fulminé con la mirada antes de que descendiera a mi cuello para morderlo, mientras que yo me dedicaba a quitarle de una forma muy dificultosa y poco convencional los pantalones con mis pies. Fue una ardua lucha, que incluyó su risa burlona al notar mi patético intento, pero finalmente lo logré. Pateé lejos el pantalón, sumándolo a la pila de ropa que yacía en el suelo, para proceder a quitarle la última prenda de la misma manera. Sus bóxers cedieron más fácilmente que los pantalones, y tan pronto pude quitárselo, mi vista hizo un recorrido por la nueva piel descubierta, deteniéndose sin ninguna discreción en su miembro.

¿Acaso era posible ponerme más roja de lo que ya estaba?... Al parecer sí. Desvié la mirada hacia algún otro punto de la habitación, sufriendo ya en mi mente al hacerme la idea de lo que me esperaba...

Esto iba a doler, y bastante.
avatar
Romina Hernández.

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 26
Localización : ¡En Argentina!~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 03, 2011 11:33 pm

No pude reprimir la risa que pugnó por salir en cuanto vi a Rominita desviar la mirada, muy avergonzada al verme sin ropa encima, con "esa" parte de mi descubierta y evidentemente preparada para el "ataque". -¿Te gustá lo que ves, preciosa?- pregunté con un tono divertido y coqueto en la voz. A lo que ella respondió fulminándome con la mirada nuevamente. ¡Era tan fácil hacerla molestar! Si, la conocía tan bien, incluso ahora nos estábamos conociendo aún mejor. El objeto de mis fantasías había sido ella, muy secretamente, desde hace bastante tiempo, pero solo ahora podía cumplir alguna de esas cosas.

Dejé mi tortura a un lado y, aún sobre ella, me dispuse a entrar en su interior, con un beso que acalló un poco sus gemidos que iban cargados con algo de dolor...¿Era esta su primera vez? Claro, bobo Martín ¿Cómo no te habías percatado de ese detalle? Quise golpearme interiormente; estuve a punto de retroceder y pedir mil disculpas...Sin embargo sentí la mirada tranquilizadora de Romina reprenderme, además de que posó su mano en mi mejilla, pidiéndome seguir de una forma increiblemente tierna.

Por lo que lo decidí. Estos eran mis sentimientos más profundos, mi decisión más acertadas...porque amarla a ella no era un juego, ni tampoco me arrepentía de ello. Con esa determinación, comenzó el vaivén de sus caderas moviéndose frenéticamente, de mi cuerpo empujado hacia el de ella con extremo cuidado, sintiendo sus uñas enterrarse en mi piel, y sus gemidos grabarse en mi memoria. Arremetiendo en su interior, el placer parecía invadir cara poro de mi piel, la cordura, los nervios, apoderarse de todo y arrollarlo. No pude evitar aumentar el ritmo de las embestidas a la vez que el sudor se hacía presente, y los únicos sonidos existentes eran nuestras voces gruñendo, suplicando, amando. Y la existencia de dos cuerpos consumiéndose en el amor. Y nuestros interiores chocando satisfactoriamente en un ir y venir de emociones en cuanto nuestras pieles se rozaban, y se conocían.


Cuando llegó el momento de mayor placer para ambos, me sentí renacer ante el inminente éxtasis salvaje que embargó cada terminación de mi cuerpo, aderezado con el visible orgasmo final de Romina.


Salí de su interior para besar su mejilla y susurrarle un -Te amo. Y ahora sos mía...Del grosso yo.- acabé con una sonrisa, para caer rendido a su lado.

Rukia-san te prometo que lo intenté -llora- lo lamento si quedó muy mal
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 03, 2011 11:40 pm

No pude reprimir la risa que pugnó por salir en cuanto vi a Rominita desviar la mirada, muy avergonzada al verme sin ropa encima, con "esa" parte de mi descubierta y evidentemente preparada para el "ataque". -¿Te gustá lo que ves, preciosa?- pregunté con un tono divertido y coqueto en la voz. A lo que ella respondió fulminándome con la mirada nuevamente. ¡Era tan fácil hacerla molestar! Si, la conocía tan bien, incluso ahora nos estábamos conociendo aún mejor. El objeto de mis fantasías había sido ella, muy secretamente, desde hace bastante tiempo, pero solo ahora podía cumplir alguna de esas cosas.

Dejé mi tortura a un lado y, aún sobre ella, me dispuse a entrar en su interior, con un beso que acalló un poco sus gemidos que iban cargados con algo de dolor...¿Era esta su primera vez? Claro, bobo Martín ¿Cómo no te habías percatado de ese detalle? Quise golpearme interiormente; estuve a punto de retroceder y pedir mil disculpas...Sin embargo sentí la mirada tranquilizadora de Romina reprenderme, además de que posó su mano en mi mejilla, pidiéndome seguir de una forma increiblemente tierna.

Por lo que lo decidí. Estos eran mis sentimientos más profundos, mi decisión más acertadas...porque amarla a ella no era un juego, ni tampoco me arrepentía de ello. Con esa determinación, comenzó el vaivén de sus caderas moviéndose frenéticamente, de mi cuerpo empujado hacia el de ella con extremo cuidado, sintiendo sus uñas enterrarse en mi piel, y sus gemidos grabarse en mi memoria. Arremetiendo en su interior, el placer parecía invadir cara poro de mi piel, la cordura, los nervios, apoderarse de todo y arrollarlo. No pude evitar aumentar el ritmo de las embestidas a la vez que el sudor se hacía presente, y los únicos sonidos existentes eran nuestras voces gruñendo, suplicando, amando. Y la existencia de dos cuerpos consumiéndose en el amor. Y nuestros interiores chocando satisfactoriamente en un ir y venir de emociones en cuanto nuestras pieles se rozaban, y se conocían.


Cuando llegó el momento de mayor placer para ambos, me sentí renacer ante el inminente éxtasis salvaje que embargó cada terminación de mi cuerpo, aderezado con el visible orgasmo final de Romina.


Salí de su interior para besar su mejilla y susurrarle un -Te amo. Y ahora sos mía...Del grosso yo.- acabé con una sonrisa, para caer rendido a su lado.

Rukia-san te prometo que lo intenté -llora- lo lamento si quedó muy mal
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto el paso! Habitación 405, ¡Propiedad argentina! (Privado - R+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.